Oraciones Catolicas Cortas para Difuntos

El día de hoy, el siguiente artículo se dedicará a todos esos seres queridos que ya no están físicamente con nosotros. Les obsequiaremos las siguientes oraciones para difuntos para que puedan despedirlos, rendir tributo a su alma o simplemente recordarlos de la mejor y más bonita manera.





Muchas veces pasa, que tenemos a un ser querido y de un día para otro ya no está físicamente en nuestra vida. La mejor manera de conmemorar a alguien que queremos mucho es no olvidándolo, manteniéndolo siempre en nuestras oraciones y nuestros pensamientos, pidiendo a Dios que donde quiera que este, su alma se encuentre bien.




Oración para un difunto en su primer año

oraciones para familiares difuntos

“DIOS, tú eres el único dueño de la vida. Nos concedes el regalo de nacer con un propósito y de la misma forma cuando ya lo hemos cumplido nos llamas a tu reino de paz, cuando tú consideres que nuestra misión en este mundo ya está cumplida. Ni antes, ni después…

Hoy deseo presentarme ante ti con profunda humildad y de seguro mi petición será escuchada. Hoy quiero implorar por el alma de (nombre del difunto) a quien has llamado para descansar a tu lado. Elevo esta oración, para ti señor, porque incluso en las peores tempestades tú eres infinita paz.

Padre eterno, concédele el descanso en el paraíso de tu alma y de tu reino a quien ya ha abandonado este plano terrenal. Tú eres un Dios de amor y perdón, perdona las fallas y pecados de esta alma que ahora está a tu lado y concédele la vida eterna.

También, te pido padre, por todos a los que les ha tocado llorar la partida de alguien que ya no está desconsoladamente, ábreles tu corazón y abrázalos con tu amor. Otórgales sabiduría, para que así logren entender que está pasando. Dales paz para que puedan estar calmados en momentos difíciles. Dales osadía para que logren superar la tristeza.

Gracias señor, por escucharme hoy con esta oración que con devoción elevo hacia ti, para que en misericordia y paz, brindes tranquilidad a quienes en este momento no la tienen. Guía los pasos de las personas que ahora se encuentran desconsoladas y hazlos disfrutar la dicha de la vida.

Gracias Padre, amén.” 

Leer más sobre:   4 Oraciones Cortas a San Judas Tadeo

Oración para los familiares difuntos

“¡Oh buen corazón de Jesús! Tú que siempre te conmueves ante el dolor y el sufrimiento de los demás mira con piedad las almas de todos mis seres queridos que ahora se encuentran en el Reino de los Cielos. Oye mi oración con compasión por ellos y haz que quienes ya no están físicamente con nosotros disfruten del descanso eterno. Amén…”  

Oración para encomendar el alma a Cristo

“Hoy señor, te encomendamos el alma de este siervo (nombre del difunto) y te pedimos que no le niegues la entrada a tu paraíso. Reconócelo como tu hijo, como tu obra. Llena de alegría su alma ante tu presencia bendita, olvida todos sus pecados pasados. Porque aunque haya pecado, nunca te negó como su Padre, ni al Espíritu Santo.”  

Oración para los difuntos jovenes

“Dios de misericordia, confío en tu inmensa bondad para la eternidad, donde tú nos esperas a todos. No mires Señor, las pobrezas, miserias y debilidades de los humanos para ser juzgados el día de nuestra ida de la tierra. Míranos con tu mirada piadosa, que nace de tu corazón y ayudanos a caminar de tu lado para la purificación.

No dejes que ninguno de tus hijos se pierda en el fuego donde ya no hay arrepentimiento. Confiamos nuestras almas ante ti, señor, para no tener temor de encontrarte a la hora de nuestra partida. Acógenos en tus brazos infinitos de misericordia. Amén…”  

Oración por los parientes y amigos difuntos

“Dios, tú que concedes el perdón de los pecados y quieres la salvación de los hombres, imploramos tu clemencia en favor de todos nuestros hermanos y parientes que partieron de este mundo. Dales en tu reino la vida eterna. Amén.”  

Rezar estas oraciones con fe y con frecuencia, nos ayudarán a superar la dolorosa muerte de un ser querido, te permitirá acercarte a Dios para pedirle fuerzas, sabiduría y tranquilidad para todos aquellos que están llorando este momento tan duro y difícil. La oración nos ayuda a mantener nuestro corazón y nuestra mente de la mano de Dios y así el guiará nuestros pasos.

“Aunque hoy dios nos quite todo, jamás nos dejará sin él, mientras no queramos que sea así. Todas nuestras pérdidas terrenales y separaciones son por un breve plazo. Siempre volvemos a encontrarnos en algún lado.”

San Francisco de Sales